Fur: Retrato de una obsesión

“¿Por qué no cuentas tú un secreto?” Diane Arbus

“Fur: Retrato de una obsesión” es un poco convencional e imaginario retrato de una poco convencional artista: Diana Arbus. Admirada por unos y criticada por otros, Arbus se hizo de un lugar en la historia del arte al capturar en fotografías a todos aquellos que el concepto tradicional de belleza les había negado un espacio.



En le Manhattan de los años 50, Allan Arbus (Ty Burell) es un reconocido fotógrafo a quien su esposa, Diane Arbus (Nicole Kidman), asiste. Llevan una vida tradicional junto con sus dos hijas. Pero Diane tiene secretos. No se siente normal. Tiene deseos a los que teme, que la apenan y la tientan a la vez. Hay algo seductor en lo prohibido. Una noche un misterioso hombre se muda al departamento de arriba. Se trata de Lionel (Robert Downey Jr.), una retirada atracción del circo. Lionel sufre de hipertricosis, una condición que hace que todo su cuerpo esté cubierto de cabello. Intrigada por su nuevo vecino, Diane comienza una búsqueda que la llevará, por un lado, a iniciar un romance con él y poner en riesgo su matrimonio, y por otro, a descubrirse como mujer y artista.


Steven Shainberg causó revuelo con su debut, la inquietante, divertida y mordaz “Secretaria” (2002). Con “Fur” reitera su interés por los temas de carácter sexual y tono fetichista, y los personajes obscuros. Se trata de un particular acercamiento a Diane Arbus donde Shainberg intenta explorar sobre el proceso de descubrimiento de la artista. El problema está, en que a diferencia de su antecesora, “Fur” no termina de atreverse. No es una biografía de Arbus, ni un estudio psicológico o sobre su sensibilidad artística, aunque se inspira en la escrita por Patricia Bosworth; tampoco es una historia de amor aunque recuerda a la de “La bella y la bestia”; parece un cuento como el de “Alicia en el país de las maravillas” pero sus vínculos con la realidad le contradicen. Quizá es una mirada a la belleza en los personajes y los lugares más inconvencionales.


El concepto detrás de “Fur” es provocativo. Es sensible al fetichismo. Está alerta de las texturas: cabellos, telas, pieles, tapices. Las fotografía con precisión, en el esplendor de su intimidad. Está pendiente de las insatisfacciones e inquietudes de Arbus. De su innegable química con Lionel. Del impecable trabajo de Kidman, una hermosa, vulnerable, atrevida e intrigante Arbus, y de Lionel, un hombre escondido entre una montaña de pelo y condenado al exilo, rechazo y curiosidad de los otros. Las miradas no lo dejan. Pero la de Diane parece ver más allá de lo que la superficie muestra. Si Shainbeg invocara la obra real de Arbus (que no es mostrada en el filme), indagara en su psique o simplemente contara su historia sin tratar de relacionarla con la fotógrafa tendría un mejor resultado.


El mérito de Arbus está en poner sobre la imagen aquello que antes había sido ocultado. En mostrar lo raro, lo inusual. En verlo con otra mirada. En encontrar en ello otra expresión de la belleza. “Fur” es apenas un atisbo, un pelito, de un universo de significados, posibilidades y hermosas extrañezas.

Fur: An Imaginary Portrait of Diane Arbus

EE.UU. 2006

Director: Steven Shainberg.

Reparto: Nicole Kidman, Robert Downey Jr., Ty Burrell.

16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo