top of page

"¿Estás ahí, Dios? Soy yo, Margaret" de Kelly Fremon Craig

"Te he estado buscando, Dios. Te busqué en el Tempo. Te busqué en la Iglesia. No te siento. ¿Por qué? ¿Por qué, Dios? ¿Por qué sólo te siento cuando estoy sola?" Margaret

"¿Estás ahí, Dios? Soy yo, Margaret" es la película a la que Dios escuchó con un oído, pero no con el otro.

La adaptación de la novela de 1970 se tomó su tiempo en llegar. Los planes comenzaron en 2018 y el reto estaba en cómo mantener vigente su aproximación a la adolescencia y la religión, temas que en su momento la convirtieron en un éxito, le dieron el reconocimiento como libro relevante del año por The New York Times y también la hicieron sujeto de censura por su manera directa de hablar sobre menstruación y porque a Margaret, su protagonista, le es dada la decisión de elegir su religión (sus padres son, ella católica y él judío). Fue hasta 2010 que la Asociación Americana de Librerías la sacó de su lista de libros "desafiantes". Dios la oyó en ese frente.

El filme corre a cargo de Kelly Freemon Craig, cuya ópera prima, "Mi vida a los diecisiete", le diera el reconocimiento de la crítica con varias nominaciones y premios como el de Ópera Prima del Círculo de Críticos de Nueva York. El título comparte con "Margaret" justo el abordar el despertar femenino, sólo que en otra etapa. Freemon Graig es guionista de ambas.

Es 1970 y Margaret Simon (Abby Ryder Forston) de 11 se muda con sus padres de Nueva York a New Jersey. Ahí rápidamente es abordada por Nancy (Elle Graham), su extrovertida y decidida vecina, quién la integra a su grupo de amigas con quiénes comparte una misma preocupación / interés: cuándo les llegará el periodo, cómo será y cómo cambiará sus vidas. Para acompañarse en el proceso establecen algunas reglas como no llevar calcetines, usar sostén (aun y cuando no lo necesitan todavía), contarse quién les gusta y, desde luego, compartir cuando les llegue el momento. Además de a ellas, Margaret, le comparte a Dios sus dudas y preocupaciones y le hace también algunas peticiones.

"¿Estás ahí, Dios? Soy yo, Margaret" es una de las grandes películas de 2023. Tiene una gran sensibilidad que comprende lo emocionante que es la adolescencia a la vez que es también aterradora, en ese juego expectante por el tan anunciado "momento" y cambio, por lo impredecible que puede ser y porque no hay descripción justa, pero sí una comprensión y empatía por la transición que representa. Kelly Freeman Craig tiene una mano que respeta y captura la inocencia de Margaret, quién disfruta de jugar a mojarse con los rociadores del jardín, pero no puede evitar percatarse de los cambios que ya otras están viviendo y de las expectativas que hay alrededor. Abby Ryder Fortson (la Cassie Lang de las primeras películas de "Ant-Man), hace gran labor como Margaret. Tiene muchos momentos de lucimiento y sin duda el acompañamiento de Rachel McAdams (Barbara, su madre), Kathy Bates (Sylvia, su abuela), Benny Safdie (Herb, su padre) y Elle Graham, le permiten brillar. Hay muchos momentos entrañables y "el momento" se consigue de manera inesperada, contundente, clara y de una forma en que se siente nostalgia y expectativa a la vez (el filme muestra, desde luego, varias perspectivas del momento). Esa es la "magia" de "¿Estás ahí, Dios? Soy yo, Margaret". Entiende, respeta y honra un momento que sigue siendo esencial y que el paso de los años no se ha modificado. Es una película sorora, pero universal.

Por el frente de la religión, "¿Estás ahí, Dios? Soy yo, Margaret" establece un paralelismo inesperado, pero justo con la menstruación, que obedece a los designios de la naturaleza y sobre el cuál sólo se sabe que es, en su infinita sabiduría. Margaret lo siente igual que siente la necesidad de Dios y su presencia. No es una conexión condescendiente. Es un acto de fe en un sentido que escapa a lo religioso, no a lo espiritual. Y es ahí donde atina de nuevo. Esa verdad está donde la sienta Margaret, no otros, no en un rito o un edificio.

"¿Estás ahí, Dios? Soy yo, Margaret" es ya una de las películas de la temporada de premios siendo nominada a seis premios por la Asociación de críticos de Hollywod y ganando el premio Truly Moving por Heartland Film. Dios la escuchó en ese frente (tiene un 99% en el meta sitio Rotten Tomatoes). En el otro, el de la taquilla, no. Es, hasta el momento, uno de los fracasos del año con poco más de 20 millones de dólares de un presupuesto de 30, aún y cuando el público que la ha visto la ha evaluado bien (tiene un 95% de la audiencia en el mismo sitio). Es uno de esos misterios de Dios.

✨✨✨✨✨

EE. UU. 2023 - 1h 46m


Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page