Escándalo en la Casa Blanca

“Para cambiar la historia, hay que cambiar el encabezado”, Conrad Bream

Política, mentiras y espectáculo.

Un par de semanas antes de las elecciones, el presidente de Estados Unidos, quien busca permanecer en el poder un periodo más, es señalado por acoso a una menor. De inmediato, se gira la instrucción a Winifred Ames (Anne Heche), una oficial del Estado, de contratar a Conrad Bream (Robert DeNiro), un “arreglador”. Bream no deja escapar un minuto y de inmediato pide se informe que el presidente prolongará su visita en Asia y se niegue la existencia del bombardero B3. Mientras tanto prepara el acto principal, una guerra con Albania. Para ello, contrata al productor-director de cine Stanley Motss (Dustin Hoffman). Durante los próximos días el equipo distribuye a los medios la imagen de una niña albanesa corriendo por su vida y crea un nuevo héroe nacional.



Basada en la novela “National Hero” de Larry Beinhart, “Escándalo en la Casa Blanca” es una sátira que pone sobre la mesa aquellos tejes y manejes que el gobierno y los medios hacen para desviar la atención de la gente. Las cortinas de humo dejan de ser una fantasía y cobran vida gracias la tecnología. En ellas cualquier cosa es posible.


La cinta fue bien recibida por la crítica y recibió un premio en el Festival Internacional de Berlín, y un par de nominaciones al Oscar. Entre sus principales virtudes están un guion bien escrito y la actuación de Hoffman, elementos que, en conjunto con el resto del reparto, que incluye a Kirsten Dunst y Woody Harrelson, y una acertada dirección llevan al espectador de la risa a la especulación.


“Escándalo en la Casa Blanca” es una película para divertirse, pero, sobre todo, para pensarse. Lo revelado en la cinta puede parecer chistoso, simpático o interesante en la ficción. Pero toda ficción tiene una base en la realidad, y qué tanto puede creerse ésta cuando ha sido mostrado que aquello que aparece en las primeras planas de periódicos e ilustra las principales notas de noticieros puede ser una total mentira. Incluso existe la posibilidad de que ni siquiera los medios están conscientes de dicha situación.


La línea que divide la verdad de la mentira y la realidad de la ficción cada vez parece ser más delgada. Todo se ha vuelto un espectáculo manejado a conveniencia. Nada es lo que parece.

Wag the Dog

EE.UU. 1997

Director: Barry Levinson.

Reparto: Dustin Hoffman, Robert DeNiro, Anne Heche, Denis Leary, Kirsten Dunst y Woody Harrelson.

Artículo inicialmente publicado en el periódico estudiantil “La Catarina” de la Universidad de las Américas-Puebla. Derechos Reservados de Carlos Andrés Mendiola H.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo