top of page

"Emily en París" / Temporada 3

Emily está de regreso y ya no es una turista.

En su tercera temporada, Emily inicia en una encrucijada. Sylvie (Philippine Leroy-Beaulieu) la ha invitado a sumarse a Grateau, la nueva agencia que ha creado; Madeline cree que sigue en The Gilbert Group. Su vida amorosa tampoco está en su mejor momento, Alfie (Lucien Laviscount) ha regresado a Inglaterra y Gabriel (Lucas Bravo) ha hecho lo propio con Camille (Camille Razat); sí, Camille rompió la promesa que había hecho con Emily de que ninguna se acercaría al chef. Emily tendrá que encontrarse ahora en París, ya no como una turista, sino como una joven que ha encontrado que su vida está en el viejo continente.

"Emily en París" tiene ya muy bien manejada su fórmula. Es una historia de amor, con moda, glamour y comida como ingredientes que le dan valor metafórico y poético. El triángulo que hay entre Emily, Gabriel y Alfie funciona muy bien y aprovecha tanto el carisma, como la belleza y química de sus actores. Sin Lilly Collins, Emily no tendría el mismo encanto.

En esta temporada la serie ya se siente como pez en el agua. Quizás para algunos los episodios de en medio tengan menos fuerza, pero ello permite que se desarrollen más personajes secundarios. En esta ocasión, Mindy Chen (Ashley Park) tiene una mejor oportunidad para cantar que pone en aprietos su relación con Benoit (Kevin Dias), máxime que luego se reencuentra con

Nicolas (Paul Forman), excompañero y empresario. Los compañeros de Emily, Luc (Samuel Arnold) y Julien (Samuel Arnold), tienen, el primero un reencuentro con un amor del pasado, y, el segundo, está molesto porque Emily no lo deja compartir su visión con los clientes. Sylvie se enfrenta de nuevo a una disyuntiva entre su relación con su novio y su esposo (sí, recuerden que ella es muy francesa y tiene un arreglo con ellos). Camille también tiene una crisis al darse cuenta que quizás ha estado confundida con Gabriel. Y, claro, hay, como siempre proyectos y campañas que resolver.

Bajo esta dinámica, Emily bien podría seguir por varias temporadas. Sí, ha perdido un tanto de novedad, pero la manera en cómo las historias se desarrollan y los personajes se relacionan son suficientes para hacer muy ameno el reencuentro con Emily. Ahora sí que digamos, una temporada al año, que se puede maratonear es como ver a una vieja amiga con la que se toma un muy largo y sabroso café para ponerse al día. Visto así, listo para la reunión del próximo año.

📱📱📱

EE. UU. / Francia 2022 - 10 episodios de alrededor de 30 minutos


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page