El ladrón de orquídeas

“La adaptación es un proceso profundo. Significa que descubres como prosperar en el mundo,” John Laroche a Susan Orlean.

Spike Jonze y Charlie Kauffman se reúnen tras la exitosa e innovadora “¿Quiéres ser John Malkovich?” (1999) en esta sui géneris adaptación del bestseller “El ladrón de orquídeas” de Susan Orlean.



El filme, más que retratar lo relatado por el libro, narra los conflictos y dificultades que Kauffman enfrentó al adaptar el material, un texto que funciona como escrito, pero que carece de un arco narrativo. Así, Charlie y Donal Kauffman (Nicolas Cage), son unos gemelos idénticos con personalidades prácticamente opuestas. El primero es inseguro, introvertido e intelectual. El segundo banal, sociable y práctico. Al mismo tiempo, la labor que Orlean llevó a cabo para escribir el material, basado en gran medida en sus entrevistas a John Laroche (Chris Cooper), un peculiar y descuidado hombre obsesionado con las orquídeas, es contada. En un momento de la historia los caminos se entrecruzan y el resultado no podría ser menos inesperado.


Charlie Kauffman entrega en “El ladrón de orquídeas” un guion que con la atinada dirección de Jonze es una suerte de milagro cinematográfico. Es al mismo tiempo la historia de una adaptación en proceso, la historia de un ladrón de orquídeas y sus conspiraciones criminales, y la engañosa combinación de ficción y realidad. Hay personas reales que participan, en una recreación de la filmación de “¿Quiéres ser John Malkovich?”, interpretándose como John Malkovich, Jonze, John Cusack y Catherine Keener. Hay actores interpretando a personajes reales como Susan Orlean, John Laroche y Charlie Kauffman. Y luego están personajes que aunque aparentan ser reales no lo son. Donald Kauffman es el epítome. Aunque en los créditos se le incluye como co-guinista y la película le es dedicada en los créditos finales. Pero Donald es un personaje ficticio. A sabiendas de ello tanto los Globos de Oro como la Academia lo incluyeron al momento de nominar a la película como Mejor Guion Original.


La detallada creación de los personajes y la precisa encarnación que de ellos hacen los actores redondea en gran medida el filme. Nicolas Cage da la que posiblemente sea su mejor interpretación. Da vida a los gemelos de tal forma que aunque indistinguibles en exterior, su naturaleza interna inevitablemente los devela. Es una fuerza sutil la que no deja dudas de quien se trata. Cage declaró que para ello ignoró sus instintos actorales y siguió al pie de la letra todas las indicaciones de Jonze. Ojalá lo hiciera más seguido. Meryl Streep da otra cátedra de actuación como la depresiva, enamorada e infiel periodista. Y Chris Cooper sobresale como el interesante y obsesivo Laroche. El actor recogió el Oscar como Mejor Actor de Reparto. Cage y Streep fueron también nominados como Mejor Actor y Mejor Actriz de Reparto, respectivamente.

“El ladrón de orquídeas” es hilarante, ridícula, conmovedora e inteligente. Es como las orquídeas, de múltiples capas. Se centra en el proceso de escritura, en la belleza de la naturaleza, la obsesión por las orquídeas, la búsqueda de la pasión, la inspiración y el sentido de vida, el deseo de prosperar y florecer. En todo aquello que influye en la adaptación... de todo tipo.

Adaptation

EE.UU. 2002

Director: Spike Jonze

Reparto: Nicolas Cage, Meryl Streep, Chris Cooper, Tilda Swinton.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Charada