Drácula de Bram Stroker

Amor, sangre, oscuridad, erotismo, incertidumbre y pasión.

Después de cuatro siglos, el endeble conde Drácula (Gary Oldman) ve la oportunidad de recuperar el amor que el destino le negara luego de que por un malentendido su amada Elisabeta (Winona Ryder) se suicidara. La espera del ahora vampiro y por tanto inmortal enamorado parece haber llegado a su fin cuando sabe que su alma gemela ocupa ahora el cuerpo de Mina (Ryder). Determinado a conseguir su propósito, Drácula deberá utilizar todos sus recursos y sortear los obstáculos que significan el prometido de Mina, Jonathan Harker (Keanu Reeves), el profesor y cazavampiros Van Helsing (Anthony Hopkins), y la fragilidad que en inicio implica su condición, para conseguir la felicidad que en el pasado no le fue permitida.



Francis Ford Coppola dirige esta versión de la novela de Bram Stroker que apegándose al original plasma la sombría historia a través de cautivadoras imágenes que capturan la esencia de lo que es, implica y simboliza el vampiro. Drácula consigue seducir al espectador al mostrarse como un ser enamorado, un ser que con el paso del tiempo se ha transformado en una especie de fantasma que espera en pena que la llama se vuelva a encender en su interior. El paso del tiempo lo ha dejado marcado con un cierto aire de amargura y perversión, pero también con una apariencia que, parece y sólo parece, podría resquebrajarse. La intrigante actuación de Oldman y el excelente maquillaje hacen del personaje un trabajo inolvidable. El resto del reparto hace gala de su histrionismo en una serie de interpretaciones que redondean el filme.


“Drácula de Bram Stroker” es la cinta por excelencia sobre vampiros. Una cinta que antes que nada es una historia de amor envuelta en el horror y cinismo que ambientados en una gótica Inglaterra adquieren su mejor dimensión. Llena de ritos, simbolismos cristianos y erotismo, “Drácula”, ganadora del premio de la Academia al Mejor Vestuario, Maquillaje y Efectos Sonoros, es el filme más sensual que sobre el vampiro se haya hecho. La magia y el misterio que implican la figura del vampiro cobran una justa dimensión en esta obra que prueba que una historia puede dar el salto al celuloide sin perder el sentido y la esencia del original.


Entre sombras vive Drácula, un misterioso y seductor personaje que, salido de la imaginación de Stroker, refleja los temores, las debilidades, los deseos y las pasiones del ser humano. Ese lejano, frío y lúgubre ser no es más que un pedazo de carne, un pedazo de vulnerabilidad, un pedazo del amor y el horror que conviven y sobreviven bajo el deseo de sentir.

Bram Stroker’s Dracula

EE.UU. 1992

Director: Francis Ford Coppola.

Reparto: Gary Oldman, Winona Ryder, Keanu Reeves, Anthony Hopkins, Sadie Frost y Richard E. Grant.

Artículo inicialmente publicado en el periódico estudiantil “La Catarina” de la Universidad de las Américas-Puebla. Derechos Reservados de Carlos Andrés Mendiola H.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo