Cuando Harry encontró a Sally

“Es tan agradable cuando puedes sentarte con alguien sin necesidad de hablar,” Harry Burns.

Para muchos la amistad entre hombres y mujeres es imposible. Para Harry (Billy Crystal) el sexo siempre interfiere y la única forma de ponerle fin es con el matrimonio, pues los casados siempre parecen estar cansados del sexo. Y claro, los esposos raramente son amigos. Sally (Meg Ryan) no está de acuerdo. Conoce a Harry en la Universidad de Chicago en 1977 cuando comparten un viaje en auto a Nueva York. Ambos planean establecerse en la ciudad. Ella es periodista y el consultor político. A lo largo de doce años, Harry y Sally, continúan encontrándose esporádicamente hasta que un día se dan cuenta de que se caen bien y deciden comenzar una amistad. Ambos creen que su unión está alejada de cualquier plano y el tiempo demostrará quien de ellos tenía razón.



Dirigida por Rob Reiner, “Cuando Harry conoció a Sally” es una comedia romántica típica que tiene sus mejores atributos en el guión de Nora Ephron y la pareja conformada por Billy Crystal y Meg Ryan. Nominada al Oscar y el Globo de Oro por Mejor Guion Original, Ephron construye paulatinamente la relación entre los protagonistas. El diálogo se distingue por ser, quizá no del todo realista, pero sí inteligente e ingenioso. Más de una frase es memorable y digna de recordar. La escritora se las arregla también para presentar creativas escenas que son bien llevadas a la pantalla por Reiner. El mérito está en la adecuada dirección y el desempeño de los actores. Tanto Crystal como Ryan, quienes sustituyeron a Albert Brooks y Molly Ringwald, hacen verosímiles los diálogos y creíbles sus personajes. Crystal manifiesta una poco común vulnerabilidad que le permite hacer humano a Harry, quien es auténtico cuando se muestra arrepentido. Ryan es carismática y entrega esa chispa que la hizo un ícono de las comedias románticas. Además, tiene en sus manos una escena que es ya un clásico: en una cafetería Sally demuestra, al comerse un chocolate, lo bien que se puede fingir un orgasmo. Inolvidable también la frase que le siguió en boca de una comensal, “yo quiero uno de esos”. La química entre ambos es palpable y escapa a los tintes sexuales. Harry y Sally se atraen de una forma que curiosamente bien podría calificarse de amistosa. Los Globos de Oro consideraron al filme también como Mejor Película Musical o de Comedia, Mejor Director, Mejor Actor y Mejor Actriz de Musical.


El amor y la felicidad pueden estar ahí, presentes, sin que nadie se dé cuenta de ello. Pueden estar disfrazados de amistad. Quizá complementados. Todo es cuestión de saber cuándo Harry y Sally se den cuenta... y claro de descubrir si un hombre y una mujer pueden ser solamente amigos.

When Harry met Sally

EE.UU. 1989

Director: Rob Reiner.

Reparto: Meg Ryan, Billy Crystal, Carrie Fisher, Bruno Kirby.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Charada