top of page

Crepúsculo

Un amor prohibido... y peligroso.


Edward se siente atraído por Bella. Bella le corresponde. Pero Edward es un vampiro. Aunque los une un vínculo sentimental, a Edward le es difícil resistir su aroma y convertirla en su más reciente víctima.



“Crepúsculo” se queda entre luces. Como adaptación de la novela homónima de Stephenie Meyer es bastante afortunada. Como película independiente es floja. Como entrega para fanáticos funciona. Como un primer encuentro con un nuevo universo cumple a secas.


La cinta rescata los eventos más importantes de la primera entrega, de cuatro, de la serie. El principio es un tanto disperso, pero poco a poco la trama comienza a cuajar y a resultar interesante. La química entre sus actores principales, Kristen Stewart como Bella, y Robert Pattinson, como Edward, es bastante buena. Y tanto ellos, como el resto del elenco empatan a nivel de casting con los personajes. Sin embargo, el resto de los personajes están poco desarrollados y por momentos parecen meramente decorativos. La trama cobra interés en medida en que el romance inicia y se comienzan a descubrir los secretos que envuelven a la familia Cullen, la familia de Edward. Por cierto, la familia es “vegetariana”, es decir, sólo consume sangre de animales. El tercer acto tiene tintes de thriller y avanza de forma eficiente, aunque el final como tal, aunque da pie para una nueva entrega, es desangelado.


A pesar de todo, “Crepúsculo” funciona y termina por interesar al espectador cómo lo demuestra el fenómeno en que se convirtió. Gran parte del logro se debe a su directora Catherine Hardwicke, quien con esta cinta debuta en una producción comercial. Sus trabajos anteriores se desarrollaron en el ámbito independiente destacando su ópera prima “A los trece”. La ambientación, fotografía y vestuario están bien elegidos. La segunda da justo la impresión que Meyer transmite en la novela. Los efectos especiales son pobres; la edición y los movimientos de cámara suplen en mucho las carencias de presupuesto, aunque hay que decir que en ciertos momentos los actores que interpretan vampiros más que blancos parecen bañados en talco. Por cierto, el filme sirvió para lanzar las carreras de Stewat y Pattison, quien se hizo del papel luego de que Henry Cavill, la opción de Meyer quedara fuera por su edad.


La conexión que establece “Crepúsculo” funciona pues apela al amor incondicional. “Crepúsculo” es una “gran” historia de amor, con grandes conflictos y complicaciones. La pareja principal no debiera existir. ¿Cómo se puede vivir con la persona que se ama si al mismo tiempo tu instinto podría llevarte a matarla? Esa es la cuestión... y “Crepúsculo” es un “buen” preámbulo para las siguientes entregas.

Twilight

EE.UU. 2008

Director: Catherine Hardwicke.

Reparto: Robert Pattinson, Kristen Stewart, Cam Gigandet, Edi Gatheigi, Rachelle Lefevre.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page