500 días con ella

“La gente no se da cuenta, pero la soledad está subvalorada,” Tom

Un “sleeper hit” es el término utilizado para denominar aquellos filmes de corte independiente que poco a poco y de manera inesperada asaltan las taquillas y conquistan a la crítica. “500 días con ella” es uno en el mejor sentido de la palabra.



Producida con 7 millones de dólares la cinta fue estrenada en el Festival de Sundance donde la audiencia la ovacionó de pie. Fox Searchlight Studios la adquirió y el resto es historia. Hizo más de 60 millones en la taquilla internacional, obtuvo el reconocimiento por Mejor Guión de parte de los círculos de críticos de Florida, Las Vegas, los Independent Spirit Awards y los Satellite, así como la nominación de los Globos de Oro como Mejor Comedia Musical, mismo rubro en que se mencionó a su protagonista, amén de hacerse de un lugar en el Top Ten del Año del National Board of Review y catapultar las carreras tanto de su realizador como de sus protagonistas.


El encantó está en la fresca manera en que da un giro a los clichés de la comedia romántica, demostrando que aún hay formas novedosas de contar una historia y sorprender al público. Después de todo, desde un principio se advierte: “él encontró al amor de su vida. Ella no.”

La memoria es engañosa. Uno no recuerda en orden, especialmente cuando del amor se trata. Tom (Joseph Gordon-Levitt), un escritor de tarjetas de felicitación, enfrenta ese ejercicio. Así, saltando entre fechas y eventos recorrerá los 500 días que duró su relación con Summer (Zoe Deschanel), la nueva asistente del jefe, y quien Tom creyó era la mujer de su vida. Ahora intenta entender qué salió mal… dónde se equivocó…


El póster lo dice: “esta no es una historia de amor, es una historia sobre el amor”, y el inicio lo confirma: “esta no es la típica historia de amor”; lo cual es verdad y mentira a partes iguales. El punto de vista es el de Tom. Mark Webb, otrora director de videos musicales, utiliza el hecho para explotar el lenguaje audiovisual a su máxima expresión. De esa forma se contrasta lo que el protagonista cree que sucede con la realidad o simplemente los días están más soleados porque su estado de ánimo es mejor. El recuento del día, enfatiza el hecho. Joseph Gordon-Levitt demuestra una gran versatilidad como Tom. Es creíble, accesible y agradable. Un joven con la esperanza y la fuerza para amar e ilusionarse, pero vulnerable. La secuencia, con baile incluido en el parque y la posterior depresión, son la mejor prueba de ello; es un momento que dibuja una sonrisa melancólica. Por su parte, Zoey Deschanel tiene la habilidad de aquellas mujeres que despiertas admiración e interés sin ser conscientes de ello. Y eso siempre es peligroso.


Cuando los “500 días con ella” se terminan el sabor que queda es, como el amor, agridulce. Quizá no sea el resultado esperado, ni el final feliz deseado y, sin embargo, es un final alegre… dispuesto a enfrentar al menos otros 500 días de la venturosa y caprichosa ruleta rusa que es la vida.


(500) Days of Summer

EE.UU. 2009


Director: Mac Webb.

Reparto: Zooey Deschanel, Joseph Gordon-Levitt, Geoffrey Arend, Chlöe Moretz, Matthew Gray Gublier, Clark Gregg.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo